viernes, 11 de noviembre de 2016

100 AÑOS DEL TEATRO OLYMPIA



Largo al factotum

La labor de periodista tiene momentos muy gratos. Ayer tuve el placer de conocer a uno de los más grandes barítonos de todos los tiempos: Riccardo Stracciari.
Meses atrás concerté una entrevista con su representante, cuando supe que él y su compañía de ópera habían sido contratados para la inauguración del teatro Olympia, con la representación de cuatro óperas “Il Barbieri di Siviglia”, “Rigoletto” “Tosca” y “Manón”.

A las diez de la mañana, con tiempo de sobra para charlar antes de su ensayo general, lo recogí en el hall del hotel Reina Victoria. Al pie de la escalera encontré un hombre de mi estatura, de porte elegante. Vestía traje de color marón y un abrigo negro sobre su brazo izquierdo.

— Félix Azzati, Direttore del quotidiano El Pueblo. Molto lieto di conoscerla. Benvenuto a Valencia.
— Riccardo Stracciari, É un vero piacere venire a Valencia all’ inaugurazione del Teatro Olympia.

Sonrió. Apenas habíamos comenzado a caminar cuando se percató de que me había presentado utilizando su idioma y de mi apellido, Azzati.
Sonreí yo también.
— Aunque nací en Cádiz, soy hijo de italiano — le dije. — Mi padre se llama Giovanni. Es músico y director de orquesta. Exiliado. Su apoyo a Garibaldi le costó un poco caro. Ahora se dedica a arreglar paraguas y lañar cacharros. Es conocido en la ciudad por el nombre de Juan y por cantar su oficio entre arias de ópera y poemas italianos. Igual recita a Leopardi, como habla de Mazzini. A su lado, he callejeado por esta ciudad portando la caja de sus útiles.
El barítono me escuchaba con mucha atención. Su mirada, directa, estaba impregnada de franca simpatía.
Su acento boloñés, ligeramente distinto del mío, modulado en su potente voz me hizo reconocerme en el idioma materno. Hablamos de sus éxitos por todo el mundo, de la ópera y de las veces que ha representado el papel de Fígaro. Y lo hizo con tal intensidad, que me llevó a entender la pasión y la añoranza que muestra mi padre cada vez que canta o dirige mentalmente una obra mientras arregla un paraguas.
Quiso que le mostrara alguna zona de la ciudad mientras continuábamos conversando. Desde el hotel Reina Victoria nos dirigimos hacia las obras del nuevo mercado de Colón.
— El estilo modernista ha entrado con fuerza en Valencia. En poco tiempo se convertirá en una ciudad nueva. En estos momentos contamos ya con varios teatros y la inauguración del Olympia es una muestra más de este proceso de adaptación a los nuevos tiempos.
Su conversación es amena. Es un hombre culto, que ha recorrido medio mundo.
Desandamos el camino y llegamos hasta la nueva estación del ferrocarril que él había observado a su llegada. Desde allí, atravesamos la plaza de Emilio Castelar. Le mostré el Ayuntamiento, aún en construcción.
— Estamos muy cerca del teatro Olympia. Hasta hace poco había un convento en su lugar. El Convento de San Gregorio para mujeres arrepentidas. Una gran obra de urbanización de la ciudad. Le gustará el trabajo del arquitecto, don Vicente Rodríguez. Yo no lo he visto por dentro, pero comentan que es espectacular. Lo comprobaré esta noche, después del ensayo general. Hay prueba de luces a las cuales he sido invitado en mi calidad de periodista.
Nos despedimos afablemente a la puerta del teatro hasta el día siguiente.

Mi padre, Juan como todo el mundo lo conoce, esperaba a la puerta de su casa, nervioso como un niño ante la inminente llegada de su cumpleaños. Hacía tiempo que no veía en su rostro tanta felicidad. Junto a mi madre y mi esposa, llegamos caminando desde su casa en la calle de las Barcas hasta el teatro Olympia. A las puertas se agolpaba una gran concurrencia y muchos curiosos que admiraban la iluminación y el aspecto del teatro.
Tomamos asiento en el palco platea. No fue fácil desembolsar la cantidad de ochenta y cinco pesetas por el abono de las cuatro funciones, pero creí que merecía la pena el esfuerzo. Deseaba que mi padre se sintiera como un personaje más de la ópera o como el director que tanto añoraba. A las nueve en punto sonó la obertura.
Mi padre se incorporó en su silla y apoyó los brazos sobre la barandilla del palco para observar la orquesta. Y las primeras lágrimas comenzaron a aflorar. Al finalizar la obertura se alzó lentamente el telón.
Stracciani demostró desde las primeras notas que es un gran artista, uno de los mejores del mundo, completo, perfecto. Su graduación de matices es excelente. Su voz aterciopelada, su técnica belcantística perfecta para el canto legato. Su fraseo, su dicción exquisita. Se movía por el escenario con desenvoltura. Y su caracterización en el papel del astuto Fígaro, fascinante.
Mi padre apenas parpadeaba. Seguía los movimientos de los músicos. Su mirada fluctuaba entre los arcos de los violines y las manos del director, mientras cantaba el papel de Fígaro con voz queda. Emocionado, se enjugaba las manos en un pañuelo.
En los entreactos, comencé a escribir lo que sería mi crónica del diario “El Pueblo” del día siguiente:
“La espléndida iluminación de la fachada aumentó la curiosidad del público, ya bastante avivada por los anuncios y comentarios de estos días, y frente al coliseo estacionóse una multitud antes y después de la función y sirvió de adecuado marco al brillante desfile de quienes la presenciaron. La artística suntuosidad del teatro aparecía realzada por la presencia de bellísimas mujeres

“Hermosas y simpáticas jóvenes, uniformadas con gusto, ejercían amablemente los oficios de guardarropas y acomodadoras. Pollos hubo que entregaron y retiraron el abrigo en todos los entreactos, y que cada vez que entraban en el salón preguntaban por el paradero de sus respectivas localidades”

Al observar a mi padre durante toda la representación sentí, acaso por primera vez en mi vida, la desazón de no haber estudiado música, de no haberle concedido ese deseo pese a su insistencia y haberme dedicado a dos tareas menos placenteras y agradecidas: el periodismo y la política.

“No menos insinuante y, en el canto, afortunada, estuvo Graziella Pareto. La eminente soprano conserva frescas las facultades que tantos aplausos le han conquistado”

“Ambos cantantes merecieron también grandes aplausos en el dúo del segundo acto, cantado irreprochablemente y matizado a la perfección”

El teatro, lentamente, fue quedando vacío. Mi padre continuaba en ese estado de letargo que sigue a un feliz sueño.
Recogimos nuestros abrigos y aguardamos en la cafetería del teatro al señor Stracciani. Con la emoción contenida, mi padre abrazó al barítono. Conversaron. Resurgió el músico, el director, el ciudadano italiano. Mi padre insistió en acompañar a Stracciani hasta el hotel. Tomados del brazo, como viejos conocidos, uno de los dos comenzó a entonar:

Sono il factotum della citta,
Y al momento, dos voces más, bien empastadas, llenaron las calles de la ciudad
Sono il factotum della citta,
Sono il factotum della citta,
della citta, della citta,
Della citta!!!
La la la la la la la la la!













LA PIEL QUE HABLA - Para los Viernes creativos de Ana Vidal

Todos los pliegues hablan. Los de las sábanas, los del edredón que apenas cubre el cuerpo desgastado. Estos pliegues son suaves, dulces...